Saltar al contenido

2020: el año de las altas tasas de refresco en Android

2020-el-año-de-las-altas-tasas-de-refresco-en-Android

La fluidez en las presentaciones visuales es un componente muy placentero. A todos nos disgusta cuando las animaciones empiezan a lagearse y adoramos cuando su animación es rápida y fluida, incluso si el incremento en fluidez es mínimo. Mientras que esto está más establecido dentro del mundo de los ordenadores y las consolas de juego, y hace unos años no era todavía concebible un móvil con mayores tasas de refresco, en el último año se materializaron y mejoraron aún más, pasando de 90Hz a 120Hz, lo que deleitará tu vista y tu tacto. Como resultado, el 2020 fue el año de las altas tasas de refresco en Android.

Android: pantallas con tasas de refresco de 120Hz

Insistimos en que, si bien 2020 fue un año desastroso en muchos sentidos, fue beneficioso en otros, al menos para el mundo de Android. Algunos móviles como el OnePlus 8 Pro y el Samsung Galaxy S20 Ultra implementaron en sí las nuevas pantallas con tasas de refresco de 120Hz, lo que hace más dulce cada animación, por más pequeña y cotidiana que sea, como mover de lugar el ícono de una app o pasar de una pantalla a otra.

Si nunca has usado una pantalla con una tasa de refresco de 120Hz, te lo advertimos entonces desde ya: si la usas por mucho tiempo, puede que te encante tanto que te empezarán a disgustar los móviles comunes de 60Hz. La fluidez simplemente no es la misma, y puede volverse en un placer capaz de crear casi adictos. Acciones tan simples como bajar en el feed de tu red social favorita pueden dar un pequeño golpecito de dopamina.

Inconveniente de las pantallas con tasas de refresco de lujo

A pesar de lo atractivo que es esta función, los fabricantes tuvieron problemas vendiéndola a través de los medios de comunicación para que llegase a los consumidores. Un componente tan técnico como son las altas tasas de refresco en Android no es algo que todos los consumidores jóvenes conozcan como si conocen, por ejemplo, una memoria RAM. Imagina esto ahora con las personas mayores, e intenta decirles que deberían comprar tu móvil, que es más caro, solamente porque… “es más fluido”. Muy probablemente a un consumidor mayor esto no suene a que vale la pena, y muy probablemente sea porque nunca ha visto una pantalla con una tasa mayor a 60Hz en su vida.

No solo eso, sino que tampoco es fácil que lo descubra, pues no es algo que se puede mostrar a través de una pantalla de televisión u ordenador, sino que debe estar cara a cara con el dispositivo. Samsung y OnePlus intentaron el enfoque de mostrar en un comercial las diferencias entre 15Hz y 30Hz y, mientras que el público puede entender por qué nadie querría esas tasas de refresco, todavía no entiende por qué debería preferir una tasa de refresco más alta de la que ya tiene.

Además de todo, no olvidemos que este año fue el año de la pandemia que generó un shock en el mercado por parte de la oferta, lo que luego causó un shock por parte de la demanda. El dinero para muchas personas faltó, y algunos móviles gama alta consecuentemente alcanzaron precios absurdamente baratos, etc. Evidentemente, como una pantalla con una alta tasa de refresco es el último lujo en el mercado de los smartphones, y también supone un cambio sustancial en los precios, quizás no fue el mejor año para lanzar esta función.

Aún más, este año también fue el lanzamiento de otra tecnología integrada a los móviles que vendría a cambiar el juego: la conectividad 5G, la cual también drena una considerable cantidad de batería y de dinero. De hecho, se teoriza que, como ambas funciones serían una carga muy pesada para la batería, Apple decidió implementar el 5G y dejar afuera las pantallas de 120Hz, mientras que Samsung priorizó las pantallas de 120Hz al costo de no implementar el 5G.

Tasa de refresco en Android todavía requiere mejoras

En nuestra opinión, esto fue lo mejor que se pudo hacer, pues la tecnología 5G todavía necesita mejoras para lograr establemente lo que se propone. Por el lado de las pantallas de 120Hz, su implementación supone que las grandes duraciones de batería de los móviles Samsung ahora se ha reducido, al menos cuando la alta tasa de refresco está activa. Saltar de 90Hz a 120Hz es un paso que aplaudimos, sí, pero falta todavía mejorar.

Sin embargo, lo bueno de esto último es que los fabricantes ya están empezando a asumir a las pantallas de 90Hz y 120Hz como las pantallas del futuro, y al menos para las pantallas de 90Hz ya se cuentan móviles con una suficiente batería para respaldar su uso sin sentir que nos quedamos cortos de batería durante el día, como es el caso del ASUZ Zenfone 7 Pro o como el Google Pixel 5. Quizá fue necesario que Samsung y OnePlus “tomaran la delantera” por el bien del mercado, pues esto hizo al 2020 el año de las altas tasas de refresco en Android.

Solo podemos esperar que esta tecnología se vuelva más común en los móviles gama alta del 2021, y sea más completa hasta el punto de poder elegir exactamente la tasa de refresco que queremos, entre 1Hz y 120Hz, como es el caso de la tecnología base usada en el Galaxy Note 20. Finalmente, el procesador Snapdragon 775 puede ayudar a introducir 90Hz en la gama media, y eventualmente 120Hz.